Diseño biofílico: Más que una tendencia de 2022

casa en Nueva Zelanda con diseño biofílico

¿Qué es el diseño biofílico?

El diseño biofílico conecta nuestro amor innato por la naturaleza con la moderna jungla de hormigón. Pretende reintroducir los patrones y características de la naturaleza en el entorno sintético de la arquitectura contemporánea, lo que a su vez ofrecerá numerosos beneficios en términos de salud humana y sostenibilidad. Por eso, en 2022, el diseño biofílico no es una mera tendencia, sino un movimiento en expansión.

Para entender las implicaciones del diseño biofílico, primero debemos comprender el poder de nuestras fobias evolutivas. La especie humana tiene profundas raíces salvajes y es portadora de respuestas adaptativas primordiales al mundo natural. Cuando la gente ve serpientes y arañas, sus instintos de huida o lucha se disparan. Su respuesta adaptativa les recuerda, a través de un profundo trauma genético, que el animal es peligroso. Al fin y al cabo, nuestros primeros antepasados fueron presas de serpientes y otros reptiles.

Del mismo modo, diseño biofílico utiliza el mismo circuito de respuestas adaptativas con la diferencia de que se centra en lo positivo. Durante 99% de la evolución humana, hemos estado profundamente conectados con la naturaleza y el paisaje natural. Incorporar elementos como la madera, la lana, las plantas y el agua reavivará el espíritu humano y elevará el entorno del hogar.

Características del diseño biofílico

El diseño biofílico se centra en recrear hábitats naturales que beneficien la salud, la forma física y el bienestar humanos. Sólo los patrones y elementos que tienen una relación positiva con nuestra historia de supervivencia caen bajo el paraguas de la biofilia. Intentar imitar un hábitat desértico con aire caliente y seco y colores monocromáticos no es un diseño biofílico, ya que podemos esperar que la productividad y la salud mental caigan en picado.

El diseño general debe ser omnipresente: los elementos naturales no pueden estar aislados ni ser pasajeros. El hábitat biofílico es un sistema de espacios con una concentración similar de elementos naturales. Un salón lleno de plantas que da paso a una cocina de mármol sin vida carece de coherencia y no consigue imitar la complejidad y vivacidad del hábitat natural.

dos chicas en el jardín de una casa

El diseño biofílico crea espacios que evocan vínculos emocionales. El hábitat natural que creamos debe tener una carga evolutiva con elementos naturales que induzcan sentimientos y recuerdos positivos. Querríamos identificarnos con el entorno y extraer de él energía y refuerzos positivos.

Aparte de nuestra relación personal con el hábitat, el diseño también debe fomentar interacciones sociales saludables. El contexto espacial desempeña un papel vital en el tipo de ambiente de grupo que crean las personas. Incorporar elementos naturales con propiedades reductoras del estrés generará intercambios sociales positivos y relaciones sanas.

La aplicación del diseño biofílico se produce mediante el uso de elementos naturales que pueden clasificarse como experiencias directas e indirectas de la naturaleza. Para comprender los conceptos básicos, veamos algunos de estos atributos.

 Experiencias directas con la naturaleza

Luz

La experiencia de la luz natural es vital para la salud mental y física. El diseño biofílico fomenta los grandes ventanales que dejan pasar mucha luz y crean una sensación de los ciclos naturales del sol. El movimiento y los patrones de los rayos naturales evocan confort y satisfacción. Aparte de la simple exposición, la luz puede variar en nivel de intensidad y forma. Jugar con sombras, formas geométricas difusas y colores reflectantes puede asignar gran complejidad, movimiento y variedad a la luz natural. Todos ellos son cruciales para crear un hábitat saludable.

Aire

La ventilación natural es clave para cualquier espacio, ya que favorece la productividad y el confort. Controlar el flujo de aire, la presión barométrica y la humedad determinará el tipo y el grado de ventilación natural. Depender de complejas herramientas de ingeniería puede resultar poco realista, así que una buena opción sería invertir en ventanas practicables. El acceso a espacios exteriores como balcones o porches es más que saludable.

Agua

En todas las culturas, el agua es sinónimo de vida. Es el elemento que nutre y da fuerza vital. Experimentamos el agua a través de los sentidos de la vista, el tacto, el gusto, el sonido y el movimiento. En un hábitat construido, el agua nos influye mejor cuando la digerimos a través de múltiples sentidos. Lo mejor es el agua limpia en movimiento, imitando manantiales o cascadas. Se puede satisfacer su deseo natural instalando acuarios, fuentes, humedales construidos o vistas de masas de agua.

Plantas

Nada hace vivir la naturaleza como las plantas. La vegetación floreciente de colores cambiantes es la más eficaz para crear complejidad y una sensación de hábitat natural. Los espacios deben ser abundantes en plantas y formar un ecosistema equilibrado de especies locales. La vegetación aislada aquí y allá no tendrá suficiente importancia para evocar beneficios sustanciales para la salud.

 Experiencias indirectas de la naturaleza

Imágenes de la naturaleza

La representación de la naturaleza -paisajes, flores, agua, animales- ejerce beneficios emocionales e intelectuales. En el entorno construido, es habitual utilizar fotografías, pinturas, esculturas, vídeos o simulaciones por ordenador de la naturaleza y sus elementos. Las representaciones deben ser abundantes y temáticas.

Materiales naturales

Materiales naturales son las transformaciones esculpidas y refinadas de su forma original. Son oligoelementos orgánicos visualmente estimulantes y a menudo conllevan numerosos beneficios para la salud. Materiales como la madera, la lana, el algodón y el lino son los mejores para crear diseños de interiores naturales y puros. El ser humano tiene una relación de supervivencia muy arraigada con estos materiales naturales. Los materiales orgánicos en bruto rara vez tienen efectos adversos para la salud de las personas, y a menudo poseen propiedades rejuvenecedoras para el organismo.

Colores naturales

Los humanos evolucionaron con la visión coloreada como respuesta evolutiva a su entorno. La utilizamos para localizar agua y alimentos, así como para movernos por el espacio. Nuestro paladar visual natural prefiere los tonos terrosos y los colores apagados. Piense en la tierra, el agua dulce y salada, las rocas y las plantas. Los colores artificiales brillantes sólo deben utilizarse como complemento de flores en flor, animales o amaneceres y atardeceres. El contraste y los colores fuertes están ausentes en el diseño biofílico.

Formas naturales

Las formas suaves que imitan las suaves curvaturas de la mayoría de las formas naturales son relajantes a simple vista. Lo mejor es evitar las formas rectas y con aristas. Basarse en la geometría repetitiva pero increíblemente diversa del mundo natural creará transiciones espaciales suaves y un diseño elegante. Piense en motivos similares a hojas, formas ovaladas o tejidos animales crudos. Las formas vivas transformarán cualquier espacio estático en un hábitat dinámico que respira.

Beneficios

El diseño biofílico elimina las deficiencias de la arquitectura contemporánea y forma un hábitat dinámico y vivo. Dentro de un entorno estimulante, el cuerpo y el espíritu humanos son libres de experimentar su estado natural. Estamos en sintonía con el espacio circundante y perdemos toda la represión que suelen causar los hábitats artificiales.

AlmohadaMesa redondaAlfombra plana de lana

Viendo todo esto, no es de extrañar que el diseño biofílico mejore la salud mental, aumente la productividad y facilite interacciones sociales positivas. Tiene numerosos beneficios para la salud física y la forma física, al tiempo que reduce el comportamiento antisocial.

Y lo que es más importante, el diseño biofílico nos reúne con la naturaleza y nos muestra lo dependientes que somos de Ella. Nuestra historia evolutiva y nuestras necesidades biológicas están profundamente entrelazadas con los elementos del mundo natural. Somos biofílicos por diseño.

 

Seguir leyendo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

5 + 2 =